Saltar al contenido

LIBRO UNA CASA SIN REFLEJOS PDF GRATIS

Estás a punto de leer este libro.

Velocidad de acceso para este archivo: 12658 KB/Sec

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Consequatur in incidunt est fugiat, cum minima odit veritatis nihil atque temporibus sint sed aliquid, ex ea? Quo sint fugiat dolores tenetur repellat quam officiis unde commodi necessitatibus sequi facere, laudantium odio consequuntur adipisci placeat asperiores nam quis nesciunt? Excepturi, nisi accusantium?

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Perferendis ducimus exercitationem odio vitae sint rem! Praesentium nihil consectetur rem sapiente, omnis temporibus provident quos velit molestias aspernatur quod voluptate dolor molestiae quas nulla? Corrupti, repellat eos ipsam voluptatum nobis, itaque labore autem ipsa reprehenderit sequi consectetur facere dicta, ad impedit earum. Beatae nostrum iste optio vitae autem nam culpa nulla perferendis ipsum laboriosam est dolorem quos esse, eveniet perspiciatis, hic unde rerum necessitatibus! Totam natus optio, quaerat maxime similique laborum ipsam iste unde blanditiis est debitis molestiae nostrum in iure perferendis quia minima dolore. Voluptatum eligendi rerum nesciunt ab praesentium.

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Consequatur in incidunt est fugiat, cum minima odit veritatis nihil atque temporibus sint sed aliquid, ex ea? Quo sint fugiat dolores tenetur repellat quam officiis unde commodi necessitatibus sequi facere, laudantium odio consequuntur adipisci placeat asperiores nam quis nesciunt? Excepturi, nisi accusantium?

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Dolores voluptate a sed adipisci consequuntur ad enim in eius illum sit, quas perspiciatis quod ducimus quisquam, suscipit obcaecati animi, consequatur ipsum!

Descargar UNA CASA SIN REFLEJOS gratis pdf - leer online

Autor de la obra

Sergio Requejo

Este autor, SERGIO REQUEJO, es reconocido dentro de esta rama sobre todo porque tiene más de un libro por los que es reconocido a nivel nacional, pero asimismo fuera de nuestras fronteras.

Es un gran conocedor de la temática, por eso entre los géneros literarios que normalmente acostumbra escribir está/n General.

¿A qué categoría/s pertenece esta obra?

Esta obra puede clasificarse en cantidad de categorías, pero una de las más esencial es:
General

Poco a poco más gente están decidiéndose por leer estos géneros, en los últimos años, el número de personas que adquiere libros que tienen mucha relación con estas categorías ha crecido considerablemente, hasta llegar a convertirse en uno de los géneros con más número de ventas en el mundo, y por eso mismo imaginamos que tienes interés en descargar de forma gratuita el libro.

UNA CASA SIN REFLEJOS ha alcanzado llamar la atención en muchos de estos géneros y se han transformado en un libro referente en alguna de ellas, debido en gran parte a la enorme experiencia de este escritor, como ya conoceréis, es un redactor muy popular en estos géneros.

¿Qué precio tiene UNA CASA SIN REFLEJOS?

Esta obra la puedes adquirir sin gastar apenas dinero puesto que ahora mismo vale este libro tiene un precio en el mercado.

Como has podido ver, el costo es irrisorio para el genial contenido que posee este ejemplar.

Este libro tiene de las que mejores proporciones calidad/precio tiene en las categorías: General

Nota de los lectores

Este libro posee una puntuación puesta por personas entendidas, la nota de este libro es: 7,5/10.

Todo el mundo que han puesto nota esta obra son profesionales de este género y han leído UNA CASA SIN REFLEJOS online antes de dar su opinión, de esta manera, estamos 100 % seguros de que esta valoración es la idónea y por esta razón se la ofrecemos.

Resumen de UNA CASA SIN REFLEJOS

Ahora te ofrecemos un interesante fragmento para que puedas conocer más sobre el libro antes de adquirir UNA CASA SIN REFLEJOS

Más información sobre el libro

Puedes encontrar más para descargar una casa sin reflejos

Para leer y descargar el libro "Una casa sin reflejos" puedes hacerlo gratis aquí.

DESCARGAR PDF GRATIS

En este momento, vamos a ofrecerte datos interesantes sobre el libro que es posible que quieras ver antes de empezar a leer este libro, como por servirnos de un ejemplo puede ser, el número de páginas, el año de edición, dónde descargar UNA CASA SIN REFLEJOS, dónde leer en línea UNA CASA SIN REFLEJOS, y considerablemente más datos.

Resumen del libro

AGARRANDO CON FUERZA el pomo de la puerta del bano trato de calmar sus nervios, como si quisiera asi borrar de su mente la figura que acababa de ver reflejada en el espejo, ya hecho anicos, del armario de la habitacion de sus hijos. Habia comprobado de primera mano que los perturbadores testimonios de sus dos hijos eran finalmente ciertos. Se giro, lento pero decidido, ahora hacia el descascarillado espejo del cuarto de bano y contemplo su rostro iluminado por una de esas tulipas de color turquesa que una vez estuvieron de moda. Juan tenia la mirada cansada y trataba de convencerse de que habia tomado la decision correcta al practicar aquel inocente juego delante del espejo guiado por la desesperacion. Una decision que debia ayudarle a comprender el irracional miedo que mostraban sus hijos tras un imprudente ritual que habian realizado ajenos a sus verdaderas y devastadoras consecuencias. Si algo tenia claro, desde que se habia convertido en padre, era que siempre haria todo lo que estuviese en su mano por eliminar cualquier tipo de sufrimiento, por pequeno que fuera, a sus hijos. El miedo que uno siente puede llegar a controlarse, canalizarse, ocultarse e incluso olvidarse con el tiempo. Pero no hay nada que angustie y preocupe mas a unos padres, que el miedo irracional que sienten sus hijos. Sobre todo cuando es un terror que no cesa, que les va consumiendo noche tras noche, y que ni siquiera ellos mismos son capaces de comprender y darle una explicacion logica. Juan siguio observandose en aquel espejo, presionando con el puno el pomo de la puerta para poder controlar los pequenos espasmos que su sistema nervioso enviaba a todos los rincones de su cuerpo. Se calmo y empezo a controlar la respiracion. Noto como de repente le subia un sudor frio. Una sombra comenzo a materializarse delante del espejo. Juan no quiso mirarla, pero el reflejo de aquella figura se fue haciendo cada vez mas nitido. La sombra tenia su misma altura, se interponia entre el y su propio reflejo y casi se diria que tenia volumen propio.

Una figura intrusa que solo existia al otro lado del cristal y que tomaba forma fisica como si de una acuarela se tratara. Juan empezo a distinguir dos ojos que lo miraban entre toda aquella masa oscura. Aparto la vista hacia la cajonera bajo el lavabo y se agacho. Abrio todos los cajones y rebusco descartando cepillos, peines, cuchillas de afeitar, cajas de tiritas y panuelos de papel, hasta que en el ultimo cajon de la fila encontro unos cuantos botes de betun de los que tienen el aplicador de espuma. Abrio uno de los botes de color negro y probo en su mano para ver si aun quedaba algun resto, pero el aplicador estaba completamente seco. Juan lo lanzo al suelo y paso al siguiente, realizando la misma accion. La esponja del segundo aplicador dejo una marca circular en su mano y Juan se puso de pie como un resorte. Sin abrir los ojos, empezo a embadurnar todo el espejo, de una esquina a otra. Su propio reflejo se iba perdiendo por completo en un mar de surcos negros entre los que solo destacaba el blanco de las orbitas de sus ojos. No quedo rastro de sombra alguna. Habian quedado algunos huecos sin tenir y Juan observo la puerta del cuarto de bano abierta y la figura de Jota, su hijo pequeno de cinco anos, que lo observaba extranado. --?Que haces, papi? Juan miro a su hijo desconcertado, percatandose de que observaba temeroso el espejo pintado de betun. --?Por que no vuelves a la cama? --No puedo dormir --dijo el nino, sin hacer caso a la recomendacion de su padre. --Ahora voy yo. No te preocupes.

--?Cuando va a volver mama? ?Y Yago? --Muy pronto... Juan relleno el hueco que quedaba sin pintar en el espejo y, una vez concluido el trabajo, se metio el bote de betun en el bolsillo de su pantalon vaquero. Luego cogio a su hijo en brazos, apago la luz de la tulipa, no sin antes asegurarse de que nada se reflejaba en el espejo al encajar la puerta. Con Jota en brazos avanzo por el pasillo. Al llegar a la altura del dormitorio de sus hijos, Juan se paro en seco y miro hacia el interior con recelo. En el suelo aun quedaban algunos restos del espejo roto del armario. La puerta del ropero estaba entreabierta y Juan, tras quedarse pensativo unos segundos, siguio avanzando por el pasillo hasta llegar a su dormitorio. Dejo a su hijo en el suelo y se puso de rodillas para hablarle a su altura. --Quiero que te quedes aqui dentro y que no salgas, ?me lo prometes? Tengo que terminar una cosa y luego me vendre a dormir contigo. ?Te parece? Jota asintio convencido y corrio hasta la cama, dando un brinco sobre ella y tapandose con la colcha. Juan observo a su hijo desde el umbral de la puerta y sintio un nudo en la garganta que le impedia decir nada mas. Mientras, Jota, con la cabeza hundida en la almohada, observo inquieto a su padre. Lo podia ver de cuerpo entero, iluminado por la luz del pasillo, y reparo en que no tenia aun puesto el pijama. Se giro hacia el lado vacio de la cama y volvio a mirar a su padre, como invitandole a tumbarse junto a el. Juan agarro el pomo de la puerta, dispuesto a cerrar, cuando de repente la puerta del armario empotrado comenzo a abrirse, haciendo chirriar las bisagras y mostrando el espejo de la hoja interior de la puerta del ropero. La puerta del armario se detuvo frente a Juan y este se vio reflejado por completo en el espejo enterizo.

Empezo a materializarse una figura difusa y liquida. Juan miro aterrorizado a su lado, pero no habia nadie en el pasillo. Echo mano al bolsillo, palpando el bote de betun como si de un arma se tratase. --?Quien es, papa? --pregunto Jota, ya al borde del llanto, contagiado del miedo que veia reflejado en el rostro de su padre. Juan, sin responder, entro raudo en la habitacion, cerro de un golpe el armario y cogio en brazos a Jota. Recorrio el camino inverso del pasillo hasta llegar de nuevo al cuarto de bano. Abrio la puerta y dejo a Jota de pie en el umbral. Jota miro hacia el interior del aseo asustado, sin querer soltarse del cuello de su padre y observando el espejo pintado de betun. --Carino, voy a dejarte aqui un momento... --!No, papi! Por fa... --Jota, no salgas de aqui, ?de acuerdo? Aqui vas a estar bien. Jota se quedo clavado y comenzo a llorar mientras su padre parecia cerrar la puerta ajeno a sus lagrimas. --Jota, lo unico que tienes que hacer es no mirarlo --le dijo intentando transmitirle tranquilidad--. Te prometo que no te pasara nada si te quedas ahi dentro, ?vale? Juan trabo el pomo con una escalera plegada de tres peldanos que saco del pequeno trastero que hacia las veces de despensa. Extrajo el bote de betun de su bolsillo y desaparecio por el pasillo. Jota cerro la tapa del inodoro y se sento de lado, dirigiendo su cuerpo hacia la puerta. No queria ponerse frente al espejo, pero no pudo evitar mirarlo de soslayo.

La pintura de betun ya estaba seca y adquirio un tono grisaceo, casi marron. Los surcos dejados por la esponja del aplicador se habian contraido al secarse y la pintura bituminosa no habia conseguido tupir la superficie del espejo por completo. Miro de reojo y se vio a si mismo reflejado en una esquina, de cuello para arriba. A su mente retorno un gusano mental que le perseguia desde hacia semanas: Solo con una llama, la llama te lo mostrara... Juan entro en el salon sudoroso, mirando a todas direcciones y con el aplicador apretado en la palma de su mano manchada de betun negro. Reparo en su tenue reflejo tras la pantalla del televisor de tubo y se abalanzo hacia ella antes de que asomase cualquier posibilidad de aparicion. Poseido por una furia extrana froto la pantalla que tuvo que agarrar con fuerza para que no se cayera del mueble. El movimiento hizo tambalear y caer al suelo un marco con una foto reciente de los cuatro en la puerta del planetario de Madrid. Juan tomo el marco, con el cristal roto por el impacto y froto las esquirlas con el aplicador, dejando incrustadas en la foto varios restos rotos de la esponja ennegrecida. Lo volvio a colocar sobre el televisor y, tras un rapido oteo a la sala, observo el testero mas grande de la pared del salon, del que colgaba una lamina enmarcada del Guernica, cuyo cristal mate traia proyectada la luz de las farolas de la calle. En el reflejo observo una figura quieta, silueteada entre las cortinas del balcon. Juan se abalanzo sobre la lamina y pinto el cristal hasta hacerlo opaco. Jota, que habia estado escuchando a su padre recorriendo freneticamente la casa, sintio ahora que el silencio se prolongaba demasiado y eso, mas que calmarle, le produjo un desasosiego cada vez mayor. Se puso de pie y levanto la tapa del inodoro para orinar, pero no logro soltar ni una gota. Mientras lo intentaba volvio a mirar de pasada el espejo pintado, temeroso de que algo, o alguien, pudiese aparecer. Se coloco el pantalon del pijama y acerco la oreja a la puerta del aseo para intentar descifrar los sonidos del otro lado.

Intento girar el pomo, pero este no hizo el amago de moverse. --?Papi...? --pregunto susurrando y acercando su boca a la junta de la puerta. Jota volvio a mirar de reojo el espejo, sintiendo una especie de impulso que podria semejarse a una llamada desde el interior de su mente. Se acerco muy lento hasta el, casi hipnotizado. Cuando estuvo enfrente, intuyo su propio reflejo, destacado por el color amarillo palido de su pijama de cohetes. Identifico su propia cara, y sus expresivos ojos, entre los trazos secos de betun. Puso la mano sobre la superficie pintada del espejo, y al retirarla, aparecio una figura detras de el. No pudo identificar los rasgos ya que los trazos de betun lo impedian, pero estaba seguro de que era un rostro, que parecia moverse como la tempera sobre un carton. Y poco a poco, aquella representacion fue adquiriendo las facciones de su padre. Jota se agarro de nuevo al pomo de la puerta y empezo a girarlo con todas sus fuerzas, pero no cedia en ninguna direccion. Apreto los ojos, con la intencion de hacer desaparecer ese reflejo. --!Papa! --grito sin respuesta--. !Quiero salir! !Quiero salir! !Papi! !Papi! Con los ojos llenos de lagrimas miro a su alrededor, evitando el espejo, y confirmo que no habia nadie alli con el. Reparo en el ventanuco situado junto al plato de ducha, sobre el mueble de las toallas. Cogio el taburete que usaba para lavarse los dientes y se subio a el para alcanzar el mueble, que aunque se tambaleo con su peso, le sirvio para alcanzar la puerta abatible de la pequena ventana y tratar de tirar del pestillo.

En uno de esos tirones se levanto parte de la una del pulgar, y no pudo reprimir un agudo gemido de dolor. Tras varios intentos mas, con la otra mano, consiguio ablandar el picaporte oxidado y abrir la ventana abatible, justo antes de que se cayera el mueble de las toallas. El ventanuco del bano daba a un pequeno patio de ventilacion del edificio, con un hueco de no mas de un metro de ancho. El piso de la familia se situaba en la segunda planta del bloque y desde esa pequena apertura habia una caida considerable. Aun asi Jota asomo medio cuerpo y observo arriba y abajo. Delante, a no mas de un metro, se hallaba la ventana del bano del apartamento de sus vecinos. Penso que, a esas horas, la senora Delfina y su hijo ya estarian dormidos. .

una casa sin reflejos
sergio requejo
sergio requejo pages
sergio requejo egea
sergio requejo futbolista
sergio requejo garcia conde
sergio fuente requejo
sergio pasalodos requejo
sergio alvarez requejo
sergio mariani requejo

Descargar UNA CASA SIN REFLEJOS gratis pdf

Suponemos que deseas saber de qué manera puedes leer UNA CASA SIN REFLEJOS en línea o descargar UNA CASA SIN REFLEJOS pdf sin coste a fin de que puedas tener el libro sin comprarlo.

Si estás en esta web es por el hecho de que buscas la manera de bajar UNA CASA SIN REFLEJOS en pdf, tristemente nosotros no ofrecemos la descarga de UNA CASA SIN REFLEJOS sin coste, ya que esto es algo ilegal, tampoco podemos ofrecerte leer UNA CASA SIN REFLEJOS en línea en pdf por el mismo motivo.

Rate this post