Saltar al contenido

LIBRO EL DUQUE DE EDIMBURGO PDF GRATIS

Estás a punto de leer este libro.

Velocidad de acceso para este archivo: 12658 KB/Sec

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Consequatur in incidunt est fugiat, cum minima odit veritatis nihil atque temporibus sint sed aliquid, ex ea? Quo sint fugiat dolores tenetur repellat quam officiis unde commodi necessitatibus sequi facere, laudantium odio consequuntur adipisci placeat asperiores nam quis nesciunt? Excepturi, nisi accusantium?

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Perferendis ducimus exercitationem odio vitae sint rem! Praesentium nihil consectetur rem sapiente, omnis temporibus provident quos velit molestias aspernatur quod voluptate dolor molestiae quas nulla? Corrupti, repellat eos ipsam voluptatum nobis, itaque labore autem ipsa reprehenderit sequi consectetur facere dicta, ad impedit earum. Beatae nostrum iste optio vitae autem nam culpa nulla perferendis ipsum laboriosam est dolorem quos esse, eveniet perspiciatis, hic unde rerum necessitatibus! Totam natus optio, quaerat maxime similique laborum ipsam iste unde blanditiis est debitis molestiae nostrum in iure perferendis quia minima dolore. Voluptatum eligendi rerum nesciunt ab praesentium.

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Consequatur in incidunt est fugiat, cum minima odit veritatis nihil atque temporibus sint sed aliquid, ex ea? Quo sint fugiat dolores tenetur repellat quam officiis unde commodi necessitatibus sequi facere, laudantium odio consequuntur adipisci placeat asperiores nam quis nesciunt? Excepturi, nisi accusantium?

Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipisicing elit. Dolores voluptate a sed adipisci consequuntur ad enim in eius illum sit, quas perspiciatis quod ducimus quisquam, suscipit obcaecati animi, consequatur ipsum!

Descargar EL DUQUE DE EDIMBURGO gratis pdf - leer online

Autor de la obra

Bea Wyc

Este autor, BEA WYC, es reconocido dentro de esta rama sobre todo porque tiene más de un libro por los que es reconocido a nivel nacional, pero asimismo fuera de nuestras fronteras.

Es un gran conocedor de la temática, por eso entre los géneros literarios que normalmente acostumbra escribir está/n General.

¿A qué categoría/s pertenece esta obra?

Esta obra puede clasificarse en cantidad de categorías, pero una de las más esencial es:
General

Poco a poco más gente están decidiéndose por leer estos géneros, en los últimos años, el número de personas que adquiere libros que tienen mucha relación con estas categorías ha crecido considerablemente, hasta llegar a convertirse en uno de los géneros con más número de ventas en el mundo, y por eso mismo imaginamos que tienes interés en descargar de forma gratuita el libro.

EL DUQUE DE EDIMBURGO ha alcanzado llamar la atención en muchos de estos géneros y se han transformado en un libro referente en alguna de ellas, debido en gran parte a la enorme experiencia de este escritor, como ya conoceréis, es un redactor muy popular en estos géneros.

¿Qué precio tiene EL DUQUE DE EDIMBURGO?

Esta obra la puedes adquirir sin gastar apenas dinero puesto que ahora mismo vale este libro tiene un precio en el mercado.

Como has podido ver, el costo es irrisorio para el genial contenido que posee este ejemplar.

Este libro tiene de las que mejores proporciones calidad/precio tiene en las categorías: General

Nota de los lectores

Este libro posee una puntuación puesta por personas entendidas, la nota de este libro es: 7,5/10.

Todo el mundo que han puesto nota esta obra son profesionales de este género y han leído EL DUQUE DE EDIMBURGO online antes de dar su opinión, de esta manera, estamos 100 % seguros de que esta valoración es la idónea y por esta razón se la ofrecemos.

Resumen de EL DUQUE DE EDIMBURGO

Ahora te ofrecemos un interesante fragmento para que puedas conocer más sobre el libro antes de adquirir EL DUQUE DE EDIMBURGO

Más información sobre el libro

Puedes encontrar más para descargar libro el duque de manhattan

Para leer y descargar el libro "El duque de Edimburgo" puedes hacerlo gratis aquí.

DESCARGAR PDF GRATIS

En este momento, vamos a ofrecerte datos interesantes sobre el libro que es posible que quieras ver antes de empezar a leer este libro, como por servirnos de un ejemplo puede ser, el número de páginas, el año de edición, dónde descargar EL DUQUE DE EDIMBURGO, dónde leer en línea EL DUQUE DE EDIMBURGO, y considerablemente más datos.

Resumen del libro

Antonella observaba pensativa a traves de la ventanilla de su lujoso faeton negro las estrechas calles adoquinadas que llevaban al palacio de Buckingham. Sujeto con fuerza su abanico frances, que descansaba sobre su falda de muselina azul, intentando calmar su impaciencia, habia recibido la respuesta del monarca esa manana, Jorge se habia tomado casi un mes para otorgarle la audiencia, sabia que no debia quejarse, habia nobles a los cuales jamas recibia. Su mirada verde se paseo por los mullidos cojines del interior del carruaje, se habia preparado muy bien para la conversacion con el rey, no podia permitirse ningun comentario que propiciara que Jorge le negara su ayuda, ella no fracasaria en la mision que le habian encomendado, su poder frente a las otras damas estaba poniendose a prueba. Estaba mas que preparada para enfrentarlo, tenia una mision, y no pensaba fracasar. Si habia algo que ella detestaba era la injusticia social contra la mujer, a pesar de sus posiciones aventajadas, muchas veces el destino de la mayoria no era mejor que el de las mujeres nacidas en los suburbios pobres de Londres. Mientras ella siguiera ostentando su titulo, haria cuanto estuviese en sus manos para mostrarles a las demas damas de su circulo social cercano que con astucia e inteligencia se podian lograr acuerdos ventajosos. Aunque lo habia disimulado muy bien, le habia sorprendido la infidelidad de las tres damas. Excepto la duquesa de Trowbridge, las otras dos mujeres habian sido las amantes de dos hombres respetables. Habian tomado un riesgo enorme sosteniendo una relacion ilicita, habian puesto en peligro su reputacion que, en realidad, era todo lo que la mujer poseia; el perder la honra significaba el ostracismo y el desamparo. Estaba segura de que sus esposos las habrian repudiado publicamente haciendose las victimas. Antonella fruncio el ceno al pensar en el duque de Trowbridge, habia intentado sacarle informacion a su marido sobre el hombre, pero se sorprendio al enterarse de que hacia tiempo no se le veia por el White; tendria que utilizar otra via para obtener informacion, era muy peligroso que a los oidos del duque llegara algun rumor malintencionado. Hacer entrar a las jovenes al circulo social al que pertenecian por derecho no seria una tarea facil como habia pensado en un principio, tendria que andar con cuidado si queria lograr su cometido sin que sus amigas salieran perjudicadas, algo que a ella no le convenia en absoluto. Lo importante era manipular a Jorge con mucho cuidado, el hombre era un carcaman con las mujeres, pero no se podia negar que era muy listo. En cuanto al primer ministro, lord Liverpool, a su debido tiempo le daria su merecido, a la duquesa de Wessex no se le olvidaba cobrar una ofensa. El carruaje cruzo el puente de la entrada al palacio y sintio aprension.

El faeton se detuvo frente a la imponente escalinata por donde entraban los miembros de la nobleza. Se toco la tiara de perlas y diamantes que habia elegido para la ocasion, se la habia regalado el monarca cuando era principe regente, el muy ladino intento seducirla en su segunda temporada, pero Antonella se rehuso a caer en su juego. Se bajo del carruaje ayudada por un lacayo vestido con la levita negra que utilizaba toda la servidumbre dentro del palacio, observo detenidamente todo a su alrededor, hacia ya varias temporadas que evitaba hacer acto de presencia en la Corte, habia serpientes venenosas en todas las esquinas. Siguio al lacayo y se sorprendio al encontrarse a lord Liverpool frente a las escalinatas que llevaban al segundo nivel, y quien de inmediato le tomo la mano enguantada y se la llevo a los labios. Antonella no pudo evitar la repulsa que el primer ministro le causaba. --Su majestad le esta esperando en el salon azul, debo confesarle que es un placer tenerla de regreso en palacio --le dijo en tono de bienvenida que para nada la engano. <>, penso mientras le sonreia agradecida. Lord Liverpool estudio con interes a la duquesa de Wessex, era una mujer para tener en cuenta, se habia sorprendido muchisimo de que el monarca la recibiera en una reunion a puertas cerradas en el salon azul. Era de conocimiento de la Corte que solo invitaba alli a amigos intimos. --Entonces no hagamos esperar a su majestad --respondio seria. Antonella subio por las escalinatas de bronce decoradas con intrincados disenos de hojas de acanto, roble y laurel. Se apoyo un poco tensa en la balaustrada, sentia la mirada del primer ministro en su espalda, el muy imbecil habia querido sacarle informacion, como si ella no fuera una zorra vieja en esos menesteres, de su boca no salia nada que ella no quisiera decir. Las paredes estaban llenas de los cuadros de los antepasados del monarca, no pudo evitar mirar algunos de ellos con fastidio. El lacayo se detuvo ante la puerta y la anuncio. Al entrar vio al rey, sentado en una butaca de terciopelo, Jorge se puso de pie, Antonella hizo la genuflexion de rigor.

--Retirese, y que nadie nos interrumpa --ordeno el rey--. Has dejado pasar mucho tiempo, Antonella --le dijo mirandola pensativo, no pude reunirme antes contigo, tenia asuntos que arreglar en Irlanda. --Le agradezco que me haya recibido. Es un asunto muy delicado que confio no escuchen las paredes de su estancia; al parecer, la reina no se encuentra en su mejor momento -- le respondio sin perder detalles de su refinada vestidura. Jorge era un hombre elegante y varonil, lo que dificultaba a muchas damas del reino darle una negativa a sus avances amatorios. --Sabes muy bien que nunca he considerado a Carolina como mi esposa. Dejame disfrutar de esa hermosa tiara en tu cabeza. Le ofrecio su brazo, el que Antonella acepto de buen grado. --Me han hablado del lago artificial en sus jardines privados. Jorge sonrio ladino, ella le miro con suspicacia, no queria hablar con el dentro de la estancia, Carolina de Brunswick era una mujer muy astuta y tenia oidos en todos lados, a ella no le convenia tenerla de enemiga. Salieron al impresionante jardin, Antonella se mantuvo en silencio dejando que el rey la llevase. Sonrio al ver el mencionado lago, que se alimentaba por el lago Serpentine en Hyde Park, su marido habia admitido que se habia enamorado de los jardines de palacio. --Hermoso, majestad --confirmo admirando el paisaje. --Estamos solos, Antonella, eres de las pocas mujeres que me pueden tutear, porque bien sabes que ni a Carolina se lo permito --respondio seco. --Precisamente por ella preferi salir del salon azul acepto.

--Sentemonos alli. Jorge le senalo un banco en piedra dentro de un gazebo con la cupula en marmol. --Adverti que no se me interrumpiera le dijo el rey sentandose a su lado, mientras estiraba las piernas y la miraba de soslayo. La mision de traer de regreso a los miembros de la nobleza que se negaban a darle herederos al reino va mejor de lo que esperabamos acepto Jorge mirandola satisfecho. Estoy conforme con tu trabajo, me tienes sorprendido..., el infeliz del duque de Ruthland ha caido de manera vergonzosa --respondio con cara de asco. --A ese yo le hubiese castrado --respondio olvidando por un momento con quien estaba. Jorge solto una sonora carcajada que hizo a Antonella unirse a el y reir tambien. Jorge se sento mas recto y la miro con intensidad, Antonella era una mujer verdaderamente hermosa, habia sido una lastima que le hubiesen escogido a Carolina como esposa, la mujer que tenia sentada a su lado hubiese podido reinar mientras el se entretenia en otros menesteres, a el le gustaba la diversidad en su alcoba. --?Que necesitas? pregunto desechando el pensamiento del duque de Wessex, era un amigo personal de alta estima. --Necesito hacer regresar al lugar al que pertenecen a tres hijas fruto de la infidelidad de tres duquesas del reino. Antonella bajo la voz observando con desconfianza a su alrededor--. Aunque una utiliza el titulo de marquesa, es una duquesa viuda --le informo. ?Sus padres? pregunto sin darle importancia al rango femenino, lo que importaba eran los del hombre. Antonella tuvo que hacer un gran esfuerzo para no cruzarle el rostro con el abanico, ese sentimiento de superioridad le enfurecia, la mayoria de ellos pensaban mas con la entrepierna que con la cabeza que sostenian sobre los hombros. --Todas son hijas de duques --mintio.

Jorge la miro con vehemencia. --?Ellos estan enterados de su paternidad? pregunto frunciendo el ceno. --No estan enterados, majestad le respondio elevando una ceja--. Ninguno conoce su paternidad. Jorge suspiro paseando su mirada gris sobre el lago. --?Que ganaria con la entrada de estas tres jovenes? Doy por hecho que sus madres han velado por su bienestar todos estos anos, podrian seguir haciendolo en el anonimato como muchos miembros de la aristocracia lo han venido haciendo por siglos --pregunto sin mirarla. --Me encomendaste la mision de traer de vuelta a los solteros escurridizos del reino que, al parecer, eran mas de los que recordabamos. --Los recuerdo a todos le aseguro, a cada uno de ellos. Desde que era principe regente les tengo el ojo puesto. Antonella asintio creyendole, Jorge preferia pasar ante sus subditos como un hombre sin caracter, y no habia nada mas lejos de la verdad. --No tengo suficientes candidatas para todos los caballeros de su lista, estas tres jovenes, aunque no tienen los apellidos, si tienen el linaje --razono--. Matariamos dos pajaros de un solo tiro, majestad. Jorge elevo una ceja, en Inglaterra habia muchisimos hijos ilegitimos; de hecho, ya habia estado de manera incognita en Syon House, una residencia que fungia como un orfanato para hijos ilegitimos de nobles que no querian tenerles cerca. Lady Kate, hermana del duque de Kent, lo dirigia con el consentimiento de su marido, Nicholas Brooksbank, al cual conocia muy bien gracias a su mano derecha, el senor Aidan Bolton. Conocia muy bien las intrigas de la Corte y de la aristocracia, que se mantenia apartada creyendo que sus tentaculos no llegarian hasta ellos.

<>, penso con suficiencia, habia tenido una conversacion muy interesante con Cloe <>, medito corrigiendose, ese era otro eslabon suelto que pensaba corregir. La mujer habia dado a luz al heredero del marques de Tankerville y, segun los informes de Aidan, su hombre de confianza, era un corsario temido y respetado en alta mar, quedaba mucho por hacer. Por lo pronto, Cloe tenia ordenes de mantenerlo al tanto de los ninos que entraran a la mansion, queria el control de esa informacion. --?Quienes son los candidatos? regreso su atencion a Antonella, que seguramente no lo decepcionaria. <>, penso exasperado por tener a tantos ineptos a su alrededor. --?Me esta autorizando, majestad? pregunto radiante. --Dime los nombres, luego tomare la decision --respondio con astucia, sin comprometerse. Antonella volvio a mirar con cautela a su alrededor, asegurandose de que estuviesen solos. --Primero hablemos de los padres de mi primera candidata le dijo bajando significativamente la voz. --La duquesa de Cornualles, quien acaba de enviudar, fue la amante del duque de Windsor por casi una decada respondio con burla. Nada se escapa de mi conocimiento. Diane Johnson es el nombre que Sofia le dio a su hija para mantenerla en el anonimato. ?No teme la reaccion de Darwin? Antonella no pudo evitar preguntar. --Darwin es un caballero --respondio con burla--. Me pregunto que diria su orgulloso hijo si supiera que tiene una hermana se cuestiono con una sonrisa llena de picardia.

--Guardaremos ese as bajo la manga, majestad --respondio mirandole con malicia. --Dime a que caballero del reino quieres para la joven pregunto asintiendo a su peticion. --A Hugh Grosvenor, septimo duque de Edimburgo y su sobrino, majestad respondio levantando el menton. Jorge se quedo helado al escuchar el nombre de su sobrino y, para consternacion de Antonella, comenzo a reirse a carcajadas estruendosas que la hicieron mirar con temor por el sendero que llevaba al palacio, seguramente, lo escucharian. --Eres demoniaca. Jorge se seco las lagrimas mientras la miraba con admiracion. Mi sobrino no es mala persona. Se quedo pensativo buscando las palabras correctas. Es su madre quien, a la muerte de mi hermano, tomo control de Hugh y lo volvio el asno arrogante y pendenciero que es hoy. ?Lo defiende? pregunto sarcastica. --Una madre ambiciosa, fria y calculadora puede hacer la vida de un hijo un verdadero infierno --respondio Jorge. --Un caballero de su posicion es dueno de sus acciones --respondio con frialdad. --Me sorprende que precisamente seas tu la que piense de esa manera. ?Acaso he podido elegir a mi esposa? Si hubiese podido, creeme, que no hubiera sido Carolina. Nosotros tambien tenemos que poner a un lado nuestros sentimientos y actuar acorde a nuestra posicion y lo que se espera de nosotros; por eso, aunque detesto en lo que se ha convertido mi sobrino, entiendo muy bien las razones.

?No estas de acuerdo con mi eleccion? --pregunto un tanto desilusionada. --Al contrario, tal vez el obligar a Hugh a bajarse de su pedestal pueda llegar a ser su salvacion --respondio pensativo. Jorge la miro con firmeza intentando descifrar que era lo que en realidad buscaba Antonella, poner a Hugh contra la pared seria como pinchar a un leopardo. Conocia bien la naturaleza de su sobrino. Hugh era vengativo, cruel y despiadado, su lengua era un latigo para muchos miembros de la Corte. --Hugh puede llegar a ser explosivo, ?estas segura de que esa joven sabra manejarlo? Ya casado con ella no podremos hacer nada para ayudarla, Hugh sera su dueno, y ni siquiera yo podre intervenir le advirtio. Antonella asintio, no podia dudar en esos momentos, la suerte estaba echada, el duque de Edimburgo era el primer elegido. Sofia queria a su hija de vuelta y era lo que ella estaba haciendo: asegurarle una posicion envidiable no solo en la aristocracia, sino en la Corte, donde el duque de Edimburgo era uno de los miembros mas influyentes y temidos. --La segunda es Penelope Masham, hija de la marquesa viuda de York, madrastra del duque de York, quien ha hecho de su arte por la orfebreria un imperio en Francia le dijo Jorge sonriendo de medio lado. --Me tiene impresionada, su majestad le dijo con sinceridad. --Supieron esconder muy bien su desliz --admitio Jorge. --?Conoce quien es el padre? --Antonella prefirio pasar por inocente, en el caso de Cornwall, era mejor dejarle pensar que ella no sabia quien era el padre de la hija de Eliza. --El duque de Cornwall respondio con frialdad--, uno de los mejores amigos de tu marido. --Nunca me hubiese imaginado a Cornwall con una amante respondio neutral. ?No te preocupa que tu marido tambien salga con un hijo ilegitimo? Se rio travieso.

--Es mejor para el que nunca me entere, majestad aseguro con frialdad clavando su mirada en la suya. Jorge se puso de pie y camino de un lado a otro pensativo, se puso las manos en la cintura, un gesto muy caracteristico en el mientras meditaba. Al igual que Antonella, observo con cautela a su alrededor asegurandose de que estuviesen a solas. Regreso al banco y estiro sus largas piernas enfundadas en unas botas de cana color negro. --El matrimonio de Cornwall se concerto... le recordo como si ese detalle excusara la infidelidad. --?Tambien hay que excusarlo? pregunto inclinandose a recoger su bolso, inquieta con la confesion del rey. ----?Tienes idea de lo que es yacer con un cadaver en la alcoba?, ?que repudien tu entrepierna?, ?que mientras estas sobre tu esposa ella este rezando? le pregunto contrariado. --Le recuerdo que no es apropiado hablar de tales intimidades. --Te crei mas mundana le increpo serio. Antonella lo miro con suspicacia, debia tener cuidado, el rey tenia razon, ella no era una mujer que le temiera a una discusion franca con un hombre, nunca habia sido de las que se sonrojaba ante la minima insignificancia; de hecho, detestaba sonrojarse, lo creia un signo de debilidad mas que de pudor, y miles de hipocresias mas. ?No tienes curiosidad? le reto Jorge. --Solamente le dire que Cornwall puede ser un enemigo peligroso le recordo Antonella. El lidera un grupo de nobles de muy respetada reputacion, entre ellos, su mejor amigo, el duque de Lennox. --Lo se, pero segun las ultimas noticias de mis espias, su mujer esta muy enferma, Eliza siempre ha sido su gran amor le dijo guinandole un ojo. --No sabia que tuviese alma de casamentero --le acuso.

--No la tengo, pero si tienen la entrepierna entretenida, me dejan en paz para yo hacer mis travesuras y sacarle al Parlamento el dinero que necesito para terminar las remodelaciones de este palacio --respondio contrariado. Ya con Carolina tengo suficiente. Las guerras entre el monarca y su consorte eran epicas, por eso muchos nobles habian decidido evitar las reuniones en la Corte, ninguno deseaba verse envuelto en sus eternas discusiones. --?A quien has escogido para la hija de Cornwall y la marquesa? Jorge suspiro mirandola con interes mientras se apartaba los cabellos negros que le habian caido seductoramente por la frente. Antonella tuvo que admitir que se conservaba muy bien para su edad y, segun los cotilleos que corrian por los salones, su libido estaba mejor que nunca. <>, penso distraida mirando sus movimientos con interes. --?Antonella? le pregunto por segunda vez. --Perdone, estaba pensando... se disculpo contrariada con sus pensamientos. Jorge entrecerro la mirada y la observo en silencio, una sonrisa retorcida se dibujo en sus labios. --Cuando quieras divertirte..., solo tienes que decirlo... le dijo seductor. Antonella lo miro con frialdad, sabiendo que seguramente esa seria la misma cara que tenia el diablo cuando trataba de quitarle la humanidad a un ser humano, casi se persigna. <>, penso acalorada. --El marques de Windsor es mi elegido para Penelope, es el mejor amigo de Hugh le contesto intentando desviar la conversacion. Jorge medito unos segundos la informacion arrugando la frente, se inclino hacia el frente poniendo sus brazos sobre sus fibrosos muslos y mirando a la lejania. --No respondio, quiero quitarme de en medio a un pez mas gordo --le dijo visiblemente tenso--.

Se lo que pretendes al querer unir a los mejores amigos con las jovenes, si algo se llegase a descubrir, ellos estarian atados. Pero no debes preocuparte por eso, al aceptar ayudarte estoy tomando la seguridad de las jovenes bajo mi cuidado --le respondio. Antonella asintio manteniendo silencio, su rostro habia cambiado, podia sentir la tension en el cuerpo sincerado del rey. Su barbilla se habia tensado, por lo que su curiosidad crecio ante el caballero que Jorge tenia en mente. --?A quien tiene pensado? --pregunto si poder ocultar su curiosidad. --El duque de Westminster es mi elegido --respondio en un tono que le erizo los vellos a Antonella. ?No fue el que se batio a duelo con Cornwall? pregunto mirando con preocupacion a su alrededor. --El mismo. Estoy seguro de que por fastidiar a Cornwall sale de su retiro y se casa con su hija, lo odia a muerte... Claro que para que tengamos exito, debemos primero enterar a Cornwall de la existencia de su hija con su eterno amor. Jorge sonrio con malicia ante el pensamiento de enfrentar a los dos hombres. Para Jorge, las mujeres solo tenian dos propositos: el primero, dar a luz para perpetuar el linaje y, en segundo lugar, satisfacer los instintos naturales de los hombres. Muy pocas estaban a la altura de la duquesa de Wessex, mujeres con las que se podia conversar sin que se escondieran detras de un abanico con una sonrisita estupida que le destruia los nervios, las preferia gritando en el lecho, por lo menos eso le otorgaba cierta satisfaccion. --?Cual fue el motivo del duelo? pregunto abriendo su abanico para airearse. --Su padre se suicido cuando encontro a Cornwall y a su madre en el lecho matrimonial, y no pudo con la verguenza --respondio. --Tendre que supervisar las amistades de mi marido --respondio contrariada.

Jorge estallo en carcajadas disfrutando de la expresion especulativa de la mujer, si la duquesa supiera todas las tentaciones que tenia que esquivar su marido para serle fiel, seguramente Antonella incendiaria toda la ciudad, enfurecida con las viudas que veian a su marido como candidato ejemplar para tenerlo de amante y protector. --Cuando llegue el momento nos encargaremos de hacerle conocer a Cornwall su paternidad, creo saber quien estara mas que feliz en darle la noticia --le dijo Jorge sonriendo de medio lado. --?Quien? --pregunto aguantando la respiracion detras de su abanico. --El duque de Richmond --sonrio encantado con su eleccion--. Charles se la tiene jurada desde que le dio un ultimatum para aceptar la boda de su hija con el duque de Grafton. --Es cierto, Charles no estaba nada contento con Cornwall --acepto sonriendo Antonella --. Aceptara encantado la encomienda. --Vayamos a la tercera joven, tenemos poco tiempo, estare al pendiente de todos tus avances, me asegurare de quitar de en medio cualquier posible problema le dijo con una sonrisa que no llego a sus ojos, Antonella sabia que el rey tenia una parte oscura que a muy pocos dejaba ver--. Debo confesarte que Brigitte Calton, hija de la duquesa Trowbridge, es un enigma para mi. No entiendo como su madre se denigro a meterse en la cama con un gitano y concebir una hija. --Al parecer, tiene espias en todos lados respondio sorprendida. --Tengo una sombra... que hace muy bien su trabajo --respondio socarron ante el semblante de la duquesa. No me vuelvas a mentir --le dijo mirandola muy serio. Antonella le sostuvo la mirada y asintio. --?A quien tienes en mente para ella? Te confieso que no me agrada unirla con ningun noble le respondio sin ocultar su molestia por el origen gitano de la joven.

--Es hija de una duquesa... --le recordo. --Si no hubiera varones hijos de ese matrimonio no te lo permitiria. El titulo esta asegurado. Antonella elevo su ceja detras del abanico. <>, penso. --Contesta, Antonella, solo tengo unos minutos la apremio. Antonella se preparo para el ataque que le daria al rey el nombre del tercer candidato. --Guillermo Federico de Hannover, principe de Gales respondio con seguridad. Jorge se quedo quieto, sin desviar la mirada, habia pocas cosas que a el le sorprendian, la mente de Antonella era una de ellas, la dama siempre habia sido un acertijo para el, cuando pensaba que reaccionaria de una manera, Tella se desviaba dejandolo sin palabras, y esta era una de esas ocasiones. --?Mi hermano? ?Quieres unir mi sangre a la de una bastarda con sangre gitana? pregunto con una calma que le crispo los nervios a Antonella. Ella habia sabido que la mencion del principe de Gales no seria bien acogida, pero tenia que intentarlo, Brigitte necesitaria la maxima proteccion dentro de la Corte y, despues de Jorge, solamente estaba Guillermo. --Brigitte es el fruto de la infidelidad de una duquesa con un gitano, ?que pasaria si el duque de Trowbridge y sus hijos se enteraran? ?Quien protegeria a Brigitte? Ellos no se atreverian a poner la reputacion de su madre en entredicho, no les convendria, pero a la joven podrian hacerle la vida imposible razono. --Guillermo es un ser atormentado. ?No es usted el rey? pregunto con sarcasmo perdiendo la paciencia. --Cuidado, Antonella respondio poniendose de pie nuevamente yendo de un lado a otro con sus manos en la cintura.

.

libro el duque de manhattan
el duque de edimburgo
el duque de edimburgo joven
el duque de edimburgo bea wyc
el duque de edimburgo queria a diana
el duque de edimburgo era rey consorte
el duque de edimburgo y su madre
el duque de edimburgo y lady di
el duque de edimburgo y la reina isabel
el duque de edimburgo de nino
el duque de edimburgo y neil armstrong
el duque de edimburgo bea wyc descargar gratis
el duque de edimburgo bea wyc pdf gratis
bea wyc
bea wyc libros pdf
bea wyc series orden cronologico
bea wyc el regreso del marques de wessex
bea wyc series
bea wyc wessex
bea wyc instagram
bea wyc la sombra de east end pdf
bea wyc sagas
bea wyc libros orden

Descargar EL DUQUE DE EDIMBURGO gratis pdf

Suponemos que deseas saber de qué manera puedes leer EL DUQUE DE EDIMBURGO en línea o descargar EL DUQUE DE EDIMBURGO pdf sin coste a fin de que puedas tener el libro sin comprarlo.

Si estás en esta web es por el hecho de que buscas la manera de bajar EL DUQUE DE EDIMBURGO en pdf, tristemente nosotros no ofrecemos la descarga de EL DUQUE DE EDIMBURGO sin coste, ya que esto es algo ilegal, tampoco podemos ofrecerte leer EL DUQUE DE EDIMBURGO en línea en pdf por el mismo motivo.

Rate this post